×
Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.
Categorías del blog
Últimos comentarios
Sin comentarios
Búsqueda de blogs

Mis primeros 50 K - Ultra Paine

Publicado en1 Año hace por
Favorito1

Correr 50 kilómetros era algo que me asustaba un poco, puesto que lo que más había corrido antes eran 30 kilómetros y en calle. No me preparé especialmente para esta carrera, entrené a diario como lo hago siempre sin nada especial. Suelo entrenar todos los días y alternando entre trote en calle, ciclismo, montañismo y escalada porque es parte de mi vida, por lo que iba confiando en mi estado físico, en la energía y las ganas que tenía de participar en una carrera en un lugar tan lindo.

El 24 de septiembre viajé de Santiago a Puerto Natales, esa noche en el hostal conversé con varias personas que iban al Ultra Paine, la mayoría a correr 35 o 21 kilómetros, todos trail runners, muy simpáticos. El 25 de septiembre los buses estaban en la Plaza de Armas a las 6:20am para llevarnos al punto de partida donde la carrera tomaría lugar a las 9:00 hr. Estaba algo nerviosa, elongué y calenté un rato y luego me puse en la línea de partida, ahí conversé con otras mujeres, todas muy amorosas, ahora solo quedaba disfrutar al máximo la carrera.

Dieron la partida y empecé a correr, sabía que al ser una distancia larga, tenía que ir a buen ritmo pero no dejar todo en los primeros kilómetros, así que comencé a un ritmo rápido en el que me sintiera cómoda. Los kilómetros transcurrieron rápidamente, el paisaje era espectacular, era un gusto correr en un lugar así y compartir con otros corredores. Recién como en el kilómetro 24 tomé un sorbo de agua, no necesitaba más ni tampoco deseaba comer, cosa que en general me pasa cuando hago deporte y me gusta que sea así, me sentía perfecto, pero mi duda era qué pasaría después de los 30 kilómetros, puesto que he escuchado que ahí se encuentra “el muro” de los corredores, donde usualmente comienzan los calambres. Llegué al puesto de hidratación ubicado aproximadamente en el kilómetro 32, comí una compota y un tercio de plátano y seguí. Efectivamente comenzaba a sentir las piernas, sin embargo nada de gran magnitud. Ahí varios corredores comenzaron a acalambrarse y quedar atrás, yo pasaba saludando y dando ánimo.

Los siguientes kilómetros transcurrieron bien, tuvimos que pasar un río afirmándonos de una cuerda, eso fue muy entretenido, y hay que decir que la ruta estuvo siempre marcada, por lo que perderse no era una opción. Desde el kilómetro 41 al 46 sentí que el tiempo pasó lento, miraba el reloj, y si bien continuaba corriendo, sentía que los kilómetros no aumentaban rápidamente, sin embargo después del kilómetro 46, sentí que me habían dado piernas nuevas, ahora ya no había ningún indicio de cansancio en ellas. Cuando quedaban un poco menos de 4 kilómetros me encontré con una muy amiga de montaña que estaba corriendo los 42K, nos abrazamos y quedamos de vernos en la meta. Yo continué velozmente, muy contenta y sorprendida de lo bien que me sentía y de lo poco que quedaba para completar los 50K, una distancia que veía lejana y a la cual le temía.

Cuando ya quedaban solo unos metros para llegar a la meta, había muchas personas gritando y dando ánimo, yo estaba demasiado feliz y agradecida con la vida, conmigo y con las personas con las que he salido a correr, a andar en bici, a escalar o a la montaña, porque todo suma y cada uno fue una parte y un empujón para rendir bien ese día. Finalmente me quedé con el Tercer Lugar General y Primer Lugar en mi categoría, nunca pensé en tener podio, por lo que fue una gran y grata sorpresa. Fue una tremenda experiencia que si o si volveré a repetir.

Paula Cofré Saphier

Dejar un comentario
Deja su comentario
Por favor login para publicar un comentario.

sign in

Menú

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Registrarse

Crear una cuenta gratuita para usar listas de deseos.

Registrarse